Klematis
Currículom
Klematis
Tapas
Klematis
Ensaladas
Klematis
Marisco
Klematis
Revueltos
Klematis
Arroces
Klematis
Sopas
Klematis
Cremas
Klematis
V y Vegetales
Klematis
Pastas
Klematis
Pucheros
Klematis
Pollo
Klematis
Aves
Klematis
Cordero
Klematis
Ternera
Klematis
Cochino
Klematis
Pescados
Klematis
Postres
Caza
Klematis
Masas
Klematis
Salsas
Klematis
Thermomix
Klematis
Fotos
Klematis
Trucos

martes, 28 de abril de 2015

Caldereta de Langosta





Caldereta de Langosta



Ingredientes



2 kg de langosta
2 cebollas
2 dientes de ajo
½ pimiento verde
250 gr de tomates
1 manojo de perejil
7 cucharadas de aceite de oliva
1,5 litros de agua
Rebanadas de pan para sopa o pan tostado
Sal

Elaboración

Sobre una tabla de madera, cortamos las langostas en vivo y separamos las cabezas de las colas, guardando los jugos en un bol a parte. Abrimos los troncos y sacamos el intestino negro, con las manos o con la ayuda de una de sus guías o antenas. Separamos también las patas y demás guías. Si las langostas son hembras, guardamos los huevos en el bol, al igual que hacemos con los estómagos e hígados. Por último cortamos las cabezas por la mitad y los cuerpos en rodajas, guardando asimismo los jugos. Aparte, picamos fino las cebollas, los ajos, el pimiento verde. Ponemos el aceite en una cazuela de barro y lo sofreímos todo a fuego lento. Cuando la cebolla esté transparente, añadimos los tomates picados a trozos muy pequeños (también se pueden rallar o pasar por la batidora). Lo dejamos cocer lentamente unos 10 minutos. Ponemos las langostas en la cazuela y las sofreímos un poco. Incorporamos los jugos, el agua y el perejil picado, lo salamos y lo cocemos todo a fuego vivo unos 15 minutos. Cuando hierva, bajamos el fuego y lo dejamos durante una media hora más. Mientras, picamos finamente en un mortero los huevos, los estómagos e hígados con un poco de ajo y perejil, mojándolo todo con el resto de líquidos y un poco de agua. En cuanto queden unos pocos minutos de cocción, incorporamos la picada a la cazuela. Apagamos el fuego y dejamos reposar la caldereta un par de horas como mínimo. De hecho, si se puede dejar de un día para el otro queda mucho más sabrosa. Para servirla, se vierte en platos soperos el caldo con los trozos de langosta y se acompaña con las rebanadas de pan tostado.




“Que tu medicina sea tu alimento, y que tu alimento sea tu medicina”. Hipócrates