Klematis
Currículom
Klematis
Tapas
Klematis
Ensaladas
Klematis
Marisco
Klematis
Revueltos
Klematis
Arroces
Klematis
Sopas
Klematis
Cremas
Klematis
V y Vegetales
Klematis
Pastas
Klematis
Pucheros
Klematis
Pollo
Klematis
Aves
Klematis
Cordero
Klematis
Ternera
Klematis
Cochino
Klematis
Pescados
Klematis
Postres
Caza
Klematis
Masas
Klematis
Salsas
Klematis
Thermomix
Klematis
Fotos
Klematis
Trucos

martes, 9 de agosto de 2011

subvención de más de mil millones de pesetas





Inevitablemente, cuando pienso en mi infancia vienen a mi mente Calamares fritos, Tortilla de Patatas con cebolla, salmorejo, frutas y potaje, Todos acompañados de las sonrisas de mis familiares y su cariño incondicional. Cuando entré en los hoteles el menú cambió un poco. Pescados, frutas, carnes y salsas especiales. Rodeado de mis amigos y compañeros, cada uno de esos platos me trae imágenes llenas de risas... y también de una época entrañable e inolvidable, donde el niño se hizo mayor y el aprendiz empezó a andar en el camino de la hostelería
Hoy por hoy, como de todo y en cualquier lado. Me gusta perderme en viajes y cocinas, descubriendo nuevos sabores y recetas familiares que también guardan sus propios recuerdos. Me gusta experimentar con especias, hornos, sartenes y dar vida a un nuevo platos, de la misma manera que ellos me dieron vida a mí.

los cocineros tienen libertad para crear y se han convertido en
auténticos artistas, poco a poco van apareciendo los platos, las recetas y las creaciones culinarias. En la actualidad, todo es diferente. Los cocineros, como decía antes, se han convertido en auténticos artistas, capaces de crear obras extraordinarias, tanto desde el punto de vista del gusto, el tacto o el olfato como,también, desde el punto de vista estético.
El Imperio Romano, es el que hace de la cocina una especie de ritual, no es el simple hecho de comer, sino del disfrute de la comida, de la bebida y de los “lujos”. Los grandes anfitriones como “Luculo”, son directos responsables de una nueva forma de entender la gastronomía en esta cultura que jamás paso inadvertida. Comidas, festejos, banquetes, bacanales…
Roma en su tiempo fue la que sentó las bases de una gastronomía muy diferente a todo lo que se conocía anteriormente.
En mi opinión, la buena mesa es, como el circo, el mayor espectáculo del mundo”. cuando recibimos a los amigos en el hogar) asistimos y organizamos
una maravillosa representación teatral en la que se ponen en juego todos los
sentidos. Y, además de disfrutar con todos ellos, atendemos a una necesidad
básica, la de alimentarnos
Una casa de comidas con ambiciones debe cuidar su ambientación, decoración,
vajilla, cristalería y mantelería casi al mismo nivel que la oferta
estrictamente culinaria, puesto que la receta más brillante puede quedar
arruinada en un restaurante de gusto dudoso o decibelios demasiado elevados,
por poner dos ejemplos.
Realmente, tiene que haber
mucho de complementario entre los dos aspectos, aunque lo importante es
que la pieza de más valor de cuanto se exhibe en el local esté siempre en el
plato. El público ya sabe dónde están los museos y los grandes monumentos

Acumular premios, reconocimientos, no lo es todo.

Y en cualquier parte de esta España miá, y en rincones insospechado ay cocineros sin premios, sin reconocimientos, que son artistas de los fogones, maestros de maestros, que día a día, hacen maravilla, deleitan a sus clientes, con productos frescos del mercado, consiguiendo delicias para el paladar, que solo sus clientes mas cercanos disfrutan, y saborean, ya que estos cocineros a los que yo me uno, son cocineros de por vida, y no buscan premios, ni medallas de michelín ni de firestone, no sino un buen hacer para sus clientes y amigos, elaborando las recetas que su mayores les dejaron de herencia, y dándoles un toque innovador y personal de ellos mismos, para seguir manteniendo su empresa, y su familia con ese saber que heredaron de sus antepasados. Estos cocineros que son autónomos, trabajadores, son Hosteleros por vocación y herencia, que lloraban de niños, porque querían jugar y no limpiar el negocio familiar y que en la actualidad no sabría que hacer si no tuvieran su cocina cerca de ellos, ya que el cocinar es como el comer o beber, una necesidad más para poder seguir viviendo en este mundo tan podrido, por la corrupción, el poder, y el dinero que hace del mendigo príncipe y del príncipe mendigo de la noche a la mañana.
Siento no decir que los grandes cocineros que salen día a día en el televisor, no merezcan mis respetos, como personas, ya que estos señores, han llegado a esos niveles de cocina gracias a los dineros públicos y subvenciones del estado, montan escuelas con el dinero publico, y todo los beneficios y títulos son para ellos y los políticos que están de su lado. A los trabajadores los tienen como si fueran escuelas militares a la antigua un-sarza y encima el estado les da dinero por cada alumno que tenga. La corrupción llega a los rincones mas insólitos

Se ha concedido una subvención de más de mil millones de pesetas (7 millones de euros) a 7 cocineros vascos. Tocan a millón por cabeza. Los cocineros son los socios fundadores de lo que han dado en llamar el
Basque Culinary Center Fundazioa:
Este año es cuando he tenido noticias de esta subvención directa, aprobada por Real Decreto a finales del 2009. Cosa curiosa, teniendo en cuenta que tal entidad no comenzó a funcionar hasta este 2011, aún apenas iniciada ahora su andadura.
El texto completo de este regalo digo la subvención, lo puedes leer directamente en la web del BOE. Si analizas el texto comprobarás que todo el contenido está dedicado a justificar lo injustificable (cualquier persona que lo lea sin saber de su procedencia, pensaría que vive en uno de los países más ricos del planeta).
Se me ocurren varias preguntas. ¿Cómo es que bastan unos pocos meses para obtener 7 millones de euros? Porque fue en abril del 2009 cuando se presentó en sociedad esta iniciativa y apenas 5 meses después ya sale publicado y rubricado en el BOE el pago de este soborno el montante de la subvención. Por cierto, a estos famosos cocineros “su” universidad de la ciencia gastronómica no les ha costado un duro; Se lo han pagado todo el Estado -nosotros-, el Gobierno Vasco y la Diputación. Hasta los terrenos (permisos de construcción, etc) fueron regalados por el Ayuntamiento de Donostia, apenas 14 millones de euros, una miseria,



Como Creerno a estos eñores que viven de lo inezpicable para los de a pie
No se Vive celebrando victorias, sino superando derrotasChe Guevara